sábado, 7 de diciembre de 2013

LAS FILMACIONES MÁS ANTIGUAS DEL FÚTBOL ESPAÑOL (2 DE 5)


“Torneo de Foot-ball”

Esta filmación también se promocionó en la cartelera del Salón París con el título “Un partido de foot-ball en La Coruña”.

La descubrí en el verano de 2012 y publiqué la noticia en los Cuadernos de Fútbol de CHEFE en su número 35 de septiembre de 2012. Este es el enlace

Es la filmación más antigua conocida de un partido del fútbol español. No es una película de ficción como la del capítulo anterior, es un documental de un partido de fútbol jugado en La Coruña el 24 de junio de 1911, concretamente el que disputaron el Real Club Deportivo de La Coruña y el Vigo Foot-Ball Club y en el que se prestaba especial atención a la toilette del público femenino asistente y al aspecto de las localidades.

Es la segunda filmación conocida con contenido futbolístico proyectada en España. El “Salón París” de La Coruña la estrenó el 2 de julio de 1912, un año después de la disputa del torneo al precio de cuarente céntimos la butaca o quince la general. Desafortunadamente se desconoce su paradero.

Y digo que es la segunda porque en su momento iba a presentarla como la primera, pero documentándome sobre el particular encontré una filmación anterior. En un próximo capítulo desvelaré este nuevo descubrimiento.

La filmación la realizó D. Eduardo Villardefrancos, propietario del Salón París, con motivo de la celebración de un torneo de fútbol benéfico organizado por la Asociación de la Prensa de La Coruña.
Tanto del señor Villardefrancos como de su Salón París, como modesto homenaje, hablo más abajo.

En principio, el torneo iba a ser disputado por el Real Club Coruña (no confundir con el Real Club Deportivo de La Coruña, su rival ciudadano), el Real Club Deportivo Español de Barcelona y el Victoria FC de Ferrol. Desavenencias económicas entre el club coruñés y la Asociación de la Prensa llevaron a esta a abandonar la idea. La mejor disposición del club rival coruñés hizo que días después la Asociación de la Prensa retomara la idea de organizar el torneo. La iniciativa del Deportivo y de los vecinos vigueses, Vigo y Fortuna, este último campeón de Galicia, hizo que finalmente pudiese disputarse el torneo los días 24 y 25 de junio de 1911.

La organización fue algo excepcional para el entramado futbolístico de la época. Nunca se le dio tanta importancia al fútbol coruñés como en esa ocasión. Se imprimieron las bases del torneo y se entregaron a los asistentes junto con unos elegantes carnets y un lapicero, sujeto con cordón de seda, con el cual se podía tomar nota de todas las incidencias que ocurriesen en los cuadritos dispuestos para ello.
El campo se adornó vistosamente gracias a la labor realizada por los artistas señores Saborit y Abelló, junto a Julio Wonemburger y el tallista Delbe. Carteles pintados por  artistas coruñeses como Miguel, Llorens y Barros engalanaron los escaparates de los industriales Ferrer, Tizón, Hervada o La Cantábria  y La Villa de París.
La banda de música de la Casa de Misericordia amenizó los prolegómenos de los partidos.
También los tranvias se pusieron a disposición del público piebolista, sacando todos los vehículos necesarios tanto antes como al término de los matches.

Los precios de las entradas fueron desde las dos pesetas del abono por silla para el abono de los dos días hasta la peseta y veinticinco céntimos para una sola tarde. Las entradas más populares costaron treinta céntimos y sesenta la banqueta.


El trofeo, una copa de plata labrada traída desde Alemania, sería para quién consiguiese más puntos.. Quedó expuesta, durante la disputa del trofeo, en el escaparate de la casa Ferrer, junto a las medallas cinceladas de oro y plata.


Así la describió La Voz de Galicia el 22 de junio: Sobre un elegante pie, surge, ceñido por ramas de laurel, un balón de plata, delicadamente imitado, coronado por artística poma.

Con la presencia en Riazor del capitán general y el gobernador militar, entre otras personalidades, y bajo un chaparrón dio comienzo el torneo con el enfrentamiento entre los conjuntos del Deportivo coruñés y el Vigo.
Villardefrancos hacía correr metros de celuloide y los fotógrafos de Ferrer dejaban impresas imágenes para la posteridad mientras la banda del Hospicio, dirigida por Prados, amenizaba con valses la salida de ambos conjuntos.
Y con los ¡hurras! de rigor dio comienzo el match.

Real Club Deportivo de La Coruña: Ramos, Ancos, Joaquín Pérez, Álvarez, A. Pérez, Rajoy, Silva, Rodilla, Virgilio, Macho, López.
Vigo Foot-Ball Club: Peck, J. Gil, Avelino Díaz, Bryant, Federico Castro, Martín, Adams, Arturo Álvarez, Hawthorne, Fernando Castro, Ventura Lago.
Referee: José Rodríguez, del Fortuna.
Goles: 0-1 Ancos p.p. 30’;  (0-1); 1-1 Joaquín Pérez 50’; 1-2 Hawthorne 60’.

Pese a los esfuerzos de los deportivistas los vigueses manejaron mejor el partido, con Peck soberbio en la meta y un ataque letal, venciendo por  un gol a dos.

Como segundo partido y último el enfrentamiento entre los rivales vigueses, algo no visto desde hace mucho tiempo en partido amistoso pese a los intentos que en Vigo se han hecho por verlo realizado.

Real Club Fortuna: Raúl López, Luis García, Manuel Silva, A. Abad, R. Morán, Serafín González, Lino González, Francisco Estévez, José Rodríguez, Choni, Alfredo Ruiz.
Vigo Foot-Ball Club: Peck, J. Gil, A. Iglesias, Briand, F. Castro, Martín, Adams, José Rodríguez, Hawthorne, Fernando Castro, Lago.
Referee: ´lvarez, del Deportivo.
Gol: (0-0); 1-0 Pancho

La primera mitad fue de dominio del Vigo que jugó a favor del viento pero que no fue capaz de perforar la meta de Raúl por poco.
La segunda parte fue de un contínuo toma y daca, de un loco ir y venir. Finalmente Pancho consiguió mojar en la porteria del Vigo. Normal, después del chaparrón de agua y juego.

¿Y ahora?.

De acuerdo con el artículo 7º de las bases publicadas, se anotaron dos puntos por partido ganado.
Por tanto, el Vigo FC tenía dos puntos y otros dos el Fortuna.
Reunidos los capitanes con la Asociación de la Prensa no llegaron a un acuerdo en la interpretación de las bases. Mientras la asociación y el Vigo FC pensaban que el Fortuna debería jugar un partido frente al Deportivo el Fortuna pensaba que debería ser campeón al entender que se habían jugado eliminatorias; el Vigo había eliminado al Deportivo y este había vencido a sus paisanos en la final En caso de seguir la interpretación de la asociación la victoria del Deportivo le haría empatar a dos tantos y habría que jugar todos los partidos de nuevo pero eso no iba a ser posible pues los vigueses debían volver a su localidad esa misma noche. Estaba finalizando el domingo.

Finalmente los trofeos no fueron entregados.

Salón París

Inaugurado el 17 de junio de 1908. Anteriormente fue un taller de carpintería, otro de moda llamado “Salón Villa de París”, un estudio fotográfico y Salón de Variedades. Comprado el edificio por D. Eduardo Villardefrancos, encargó una obra de remodelación del edificio al arquitecto D. Florián Calvo para que lo convirtiera en un cine. En los años cuarenta el mismo fue remodelado y en 1951 pasó a llamarse “Cine París” título que aún figura en el edificio. Cerró el 17 de octubre de 1999 y se convirtió en una tienda de ropa del grupo Inditex, Pull & Bear. Trece años después de su cierre y por un día volvió el cine, concretamente el 10 de mayo de 2012, con motivo de La Noche Blanca.

Cuando cesó su actividad lo hizo con un aforo de 342 personas y siendo la sala de cine más antigua de España en funcionamiento.

Eduardo Villardefrancos

( La Coruña, 1873 - + La Coruña ? )

Exhibidor, operador y empresario cinematográfico.

¿Por qué se filmó ese partido en La Coruña y se exhibió en el Salón París?. ¿Quién filmó?.

Eduardo Villardefrancos, dueño del Salón París, era también propietario de una cámara con la que salía a tomar imágenes de todos aquellos actos públicos que en la ciudad herculina se celebraban. Una vez tomadas las imágenes, las proyectaba en su cine antes de las películas.

Echando un vistazo a la cartelera notamos que resultaba bastante amena pues mostraba mucha variedad; deportes, ferias, fiestas, el puerto…

Tanto en la Filmoteca Nacional como en el Centro Galego de Artes da Imaxe desconocen su paradero, aunque es muy posible que se haya deteriorado con el paso de los años.